Universidade de Vigo

Notas de Prensa

| Compartir |

María Lameiras: “La sexualidad sigue estando bajo sospecha y la consecuencia es someterla a un férreo control”

Autora del libro Sexualidad y salud, publicado por la Universidad de Vigo

21/01/2014

 

  • La entrevista, realizada por Prensa UNE, puede ser utilizada íntegra o en parte.

Esta obra aborda la sexualidad desde una perspectiva de género y desde un modelo integral de salud. Comienza con una aproximación histórica incorporando las aportaciones del movimiento feminista y homosexual hasta desembocar en el estudio de la identidad sexual destacando su carácter construido, cuestionando la heteronormatividad y reconociendo la diversidad de identidades sexuales, para finalizar con el estudio de los placeres y peligros vinculados a la conducta sexual.

P. Dígame, ¿los españoles somos y estamos sexualmente saludables?

R. Esa pregunta es demasiado amplia y sería difícil contestar ya que muchas de las satisfacciones/insatisfacciones no llegan a las encuestas y ni siquiera a las consultas de los/as profesionales sanitarios ni sexólogos/as. Pero lo que sí puedo decirte es que en España no tenemos una adecuada implementación de la educación sexual, que condiciona la salud en el ámbito de la sexualidad. Entendamos salud no solo como ausencia de enfermedad sino como el bienestar integral, en el que no solo estemos satisfechos/as con lo que hacemos sino, y previamente, estemos satisfechos/as con quién somos: con nuestra identidad.

 

P. ¿Cómo valora la educación sexual de las nuevas generaciones de españoles?

R. Pues las nuevas generaciones siguen sin tener una buena formación en materia de sexualidad y siguen estando en manos de la voluntariedad de los/as docentes que se implican (o las instituciones que intentan aportar la formación a los jóvenes de la que se carece en la escuela, como son los programas de Cruz Roja) porque no hay en nuestro sistema educativo un espacio reglado para hacer y desarrollar educación sexual. Eso sí, nuestros jóvenes están expuestos a una sobreexposición de contenidos sobre “sexo” y digo sexo porque son una visión sesgada y manipulada de la sexualidad en la que solo hay cabida para el sexo coital, heterosexual, de personas sin discapacidades, de personas jóvenes y “guapas” y en donde el “sexo” mayoritariamente coital, que se ve o se intuye, reproduce un montón de mitos sobre la conducta sexual: que el sexo es fruto de “arrebatos impulsivos”, que durante la practica del “sexo” no se habla ya que todo se puede “intuir”, donde las mujeres llegan al orgasmo con la penetración y no está presente su órgano sexual mas sensible que es el clítoris…. Etc… Y no olvidemos que desde la familia tampoco se hace educación sexual, eso si exceptuamos los casos en los que ésta se produce.

 

P. ¿Diría usted que la educación en la diversidad es una realidad en nuestros país?

R. No, rotundamente no. La educación en la diversidad es el gran reto que tiene por delante la educación sexual, la buena educación sexual que todavía no se ha implementado en este país. Tenemos que superar el modelo heteronormativo en el que solo tienen cabida dos cuerpos (hombres y mujeres), dos géneros (masculinidad y feminidad) y una orientación sexual (heterosexualidad) para dar entrada a todas las formas de SER (IDENTIDAD, con todo lo que implica la intersexualdiad, la transexualidad, transgénero… ) Y DE EXPRESARSE (CONDUCTA, un espacio en el que deben incluirse a todas las personas ya que la capacidad de sentir con nuestro cuerpo empieza con la vida y solo termina con ella, así que “todas” las personas tienen derecho a poder expresarse sexualmente en el marco que lo consideren y respetando los derechos y deseos de con quien lo hagan) en el terreno de la sexualidad.

 

P. En su libro se habla del poder que ha ejercido, por este orden, la religión, los estados y la ciencia, a lo largo de la historia. ¿Cómo ejercen en la actualidad ese poder? ¿Son aliados?

R. La sexualidad sigue estando “bajo sospecha” y la consecuencia es someterla a un férreo control. Hoy en día sigue estando sometida a esos controles y el ámbito de la reproducción es el más visible. Como ejemplo, las legislaciones que se impulsan en contra del ejercicio de la mujer a decidir cuándo y como ser madre.  Efectivamente, hay una alianza implícita que aúna el patriarcado, que cubre con su mando ideológico el comportamiento sexual de forma singular. La ciencia no es un espacio “aséptico” desde el que se construye el conocimiento y también está “contaminada” por la moral social de un momento histórico, pero afortunadamente cada vez se es más consciente de los condicionantes y con ello se hace más factible construir una ciencia de la sexualidad “menos contaminada”.  Por ejemplo, cuando Freud a finales del S.XIX avanzó que el orgasmo clitoriano era un orgasmo “inmaduro” y que las mujeres al “madurar” llegarían a desarrollar su capacidad orgásmica en la vagina, se construyó con el aval de la ciencia pero de espaldas a las evidencias científicas que desde los estudios biológicos demostraban que siendo el clítoris un órgano anatomo-fisiológicamente equivalente al pene (surge de las mismas estructuras embrionarias: anatomía; y funciona de forma equivalente: fisiología) NO PODRIA ERGUIRSE COMO EQUIVALENTE A OTRO ÓRGANO QUE NO LO ERA: LA VAGINA.

 

P. ¿Cómo interpreta las declaraciones del Papa Francisco sobre los homosexuales? ¿Qué actitud de la Iglesia prevé usted para esta nueva época?

R. Considero que es la opinión de una persona que tiene una gran influencia y que abre el camino al reconocimiento de las identidades/orientaciones sexuales legítimas más allá de la heteronormatividad (que reconoce en exclusividad a la heterosexualidad como legítima). El futuro está por escribir pero creo que, frente al aperturismo, volverán fuerzas regresivas hacia el posicionamiento ortodoxo y heteronormativo.

 

P. China acaba de anunciar que relaja su política del hijo único. ¿A qué responde esta flexibilización, según usted?

R. A que en un país que se intenta “democratizar” es imposible mantener estas políticas que violan el derecho a decidir sobre algo tan personal como es cómo y cuándo reproducirse. Pero, sobre todo, porque han descubierto que esa imposición ha tenido unas nefastas consecuencias y supuesto la descompensación de nacimiento de mujeres y el desequilibrio de sexos/género. Y las alteraciones que ello conlleva: dificultades para que puedan encontrar parejas en su entorno mas cercano- que es en donde se buscan/encuentran para la mayoría de las personas las parejas- los hombres heterosexuales…Y el coste personal y social de todo ello…

 

P. ¿Qué opinión le merece la nueva ley del aborto aprobada en España?

R. Una desafortunada propuesta de un gobierno conservador que nos aleja de las legislaciones de nuestros vecinos europeos y que conculca el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo y sobre cuándo y cómo ejercer su capacidad de ser madres; e impone un criterio moral, además de la infantilización y patologización que se hace de las mujeres.

 

P. Hablemos de la violencia contra la mujer. ¿Aprecia usted involución?

R. Estamos en una sociedad patriarcal en la que el sexismo todavía impera, cada vez a través de formas mas benevolentes pero no por ello menos sexistas y que pueden incluso tener consecuencias mas perniciosas para las mujeres. De modo que si no “trabajamos” intensamente para reconvertir el marco ideológico en el que se educa y socializa a nuestros menores no se revertirá el fenómeno de la violencia de género que tiene su cara mas dramática en las mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas. Se aprovecha la crisis para hacer recortes sobre los programas de prevención y asistencia a mujeres que sufren violencia, esto tendrá muy pronto claras y nefastas consecuencias.

 

P. ¿Cuáles son los obstáculos para la educación sexual?

R. Los obstáculos son el “miedo” a que la educación sexual empodere a las personas y dejen de someterse a los mandatos del patriarcado, a que se cambie el status quo y se construya una nueva sociedad de personas mas libres y autónomas. Pero de lo que no son conscientes, quienes se oponen a una buena educación sexual, es que así también construiremos una sociedad de personas más responsables y por tanto con todos los beneficios humanos y sociales del ejercicio de la sexualidad satisfactoria y saludable.

 

P. ¿Y cuáles son los desafíos?

R. Tenemos el gran desafío de transformar el status quo heteronormativo y dar cabida a la diversidad a través de una educación sexual construida en el marco del derecho a ejercer la autonomía moral y en definitiva la verdadera libertad.

 

P. ¿A quién va dirigido este libro? ¿Qué pretende la obra?

R. A profesionales, expertos/as en el ámbito de la sexualidad y el género. Pero también está escrito para que llegue a todas las personas que quieran saber dónde nuestra sociedad ha puesto las trampas que nos atrapan en un mundo de miedos, dolor y sufrimiento en la esfera de la sexualidad. Un libro que pretende ayudar a las personas a vivir su sexualidad con la mayor satisfacción y con los menores riesgos.

Pie de foto: El libro se presentó el viernes 17 de enero, en el espacio UNE de la Librería Científica del CSIC. Intervinieron:  Amparo Moreno Hernández, profesora de la Universidad Autónoma de Madrid (izqda), y la autora, María Lameiras (dcha).