Universitat Rovira i Virgili

“Detrás de una botella hay una historia, un viñedo, unas manos, una mirada, un paisaje, una persona…”

| Compartir |
Entrevista con Ruth Troyano, autora de “Retratos de vino”, publicados por la Universitat Rovita i Virgili

Presentación "Retratos de vino"

Retratos de Vino es un ciclo de 3 libros escritos por la periodista y sumiller Ruth Troyano Puig con imágenes del fotógrafo Maoz Eliakim, que recogen las experiencias vitales y profesionales de tres enólogos formados en la Facultad de Enología de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona: Toni Sànchez-Ortiz, Francesc Ferré y Anna Espelt.

 

P. ¿Cómo surge la idea de hacer estos reportajes?

R. Surge de la Universidad y del departamento de Publicacions URV que coordina Jaume Llambrich. Me lanzan la propuesta y la acepto encantada. Agradezco que el mundo editorial abrace historias de vino y vida que no tienen aún la necesaria salida en los medios tradicionales ni tampoco en los digitales. Estos retratos, aunque sintéticos, nos permiten explicar con cierta amplitud un mundo fascinante y muy importante en nuestro país, el de la elaboración de vino, desde una perspectiva muy humana.

 

P. ¿Qué se busca transmitir con ellos?

R. La cultura del vino que tenemos en este país y cómo la viven, defienden y trabajan distintos enólogos formados en la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona. Es un viaje por distintos paisajes de Cataluña, por inquietudes diferentes pero con un denominador común: la pasión y la seguridad de que todos ellos van a dejar la tierra que cultivan –pequeñas parcelas donde son felices, más que en otro cualquier otro puesto de trabajo que pudieran tener– en mejores condiciones, a pesar de las dificultades.

 

P. ¿Por qué eligió a Toni Sànchez-Ortiz, Francesc Ferré y Anna Espelt?

R. Queríamos buscar perfiles distintos. Toni es un flying winemaker, produce aceite y fue el primer estudiante de Enología en Tarragona que cursó una beca Erasmus en Burdeos. Anna es una mujer empresaria con fuerza, como el viento de tramontana del Empordà. Ha hecho crecer una empresa familiar y le ha dado un perfil muy personal, recuperando las variedades autóctonas como el lledoner roig. Francesc explica, a través de sus vinos, la tierra y lo difícil que fueron los años de la Guerra Civil Española en Corbera y demuestra soltura a pesar de su juventud, dando amplitud a la garnacha blanca que él llama ‘vernatxa’.

 

P. ¿Qué les une y qué les diferencia?

R. Les une la universidad. Anna dice que los estudios –la ciencia y la técnica aprendidas– le permiten ahora hacer vinos más filosóficos. Los tres tienen, además, un vínculo muy importante con el mundo rural y con el viñedo, lo aman, y se ven en él dentro de diez años. Tienen una gran capacidad comunicativa, son curiosos e inquietos. También sencillos, honestos… Sus vinos hablan con franqueza.

 

P. ¿Cómo ha sido el proceso de inmersión en la vida de los enólogos?

R. Apasionante. Poder entrevistarlos en distintos momentos del ciclo del viñedo y compartir horas de conversación entre cepas y en la bodega ha sido fascinante. Es donde más se aprende. Cada sesión con ellos fue una master class. Las entrevistas tuvieron lugar en distintos escenarios. Recuerdo que empezamos con Toni podando los viñedos viejos en El Molar (Priorat). Luego con Francesc hicimos una cata en la Cota 402 de la Guerra Civil española, un paisaje hoy bello y sereno, ayer teñido de sangre, como su vino ‘Sang de Corb’. Con Anna estuvimos en el Empordà entre viñedos de lledoner roig ya inundados de vegetación, con fuerte viento, oliendo la brisa del mar y el aire fresco de los Pirineos. Es emocionante estar con cada uno de ellos y adentrarse en su vida que está íntimamente ligada al vino. Su rutina es muy intensa, pero aún así tienen tiempo para atender a los que les queremos escuchar.

 

P. 3000 botellas de vino llevan un código QR que permiten a los consumidores acceder al libro y conocer al autor de la referencia que prueban. ¿Cuál es el fin de esta idea?

R. Innovar y sorprender. Y dar más opciones al consumidor para pasarlo bien durante la cata. Humanizar el vino. Detrás de una botella hay una historia, un viñedo, unas manos, una mirada, un paisaje, una persona… El código QR acerca a los lectores al elaborador, al enólogo. El móvil es el futuro, el último World Mobile Congress en Barcelona tenía como lema #mobileiseverything y aquí lo afirmamos y añadimos #wineiseverything.

 

P. ¿Qué vínculo entre ellos y sus vinos destacaría en cada caso?

R. Cada uno ha escogido el vino con el que más se identifica para etiquetar con el código QR. Es la manera de que el consumidor y el lector descubran más fielmente qué esconde cada botella. Toni escogió ‘Saurí’, un vino de montaña mediterránea cargado de energía y fruta; Anna escogió ‘Sol i Vent’, que fue su proyecto final de carrera y es el primer vino ecológico de la bodega; Francesc l’’Abrunet’, un garnacha blanca con una bonita etiqueta que muestra un payés que vuela para descubrir al mundo la Terra Alta, la región de vinos a la que pertenece.

 

P. ¿A qué lectores se dirigen?

R. Los libros están indicados para todos aquellos a quienes les guste el vino, sin distinciones. Habrá quién ya les conozca y pueda ahondar un poco más, habrá quien se encuentre con ellos por primera vez… Relatan vivencias alrededor del vino con una gran franqueza. Si lo tuviéramos que clasificar en términos vitivinícolas, diríamos que son libros “drinkability”, que invitan a beber fácilmente.

 

P. La colección salió en marzo. ¿Qué repercusión está teniendo? ¿Qué es lo que más le ha sorprendido de esa repercusión?

R. Estamos contentos con la acogida porque si bien es cierto que hay mucha bibliografía sobre vinos y cavas en Cataluña, quizás este proyecto profundiza en una brecha aún virgen: la de las personas que elaboran el vino y sus sentimientos. Poner rostro al vino es necesario para que, quienes lo compren, se lleven a casa una historia. En los tres libros hay relatos muy sinceros y poco conocidos.

 

P. Anuncian nuevos títulos. ¿Sobre qué buscan profundizar, a partir de ahora?

R. Como hasta ahora, en la vertiente humana de la elaboración del vino, pero centrándonos en otros territorios. Para los tres primeros libros viajamos por las dos zonas más distantes en elaboración de vinos de Cataluña, DO Terra Alta y DO Empordà, y, entre medio, estuvimos en DOQ Priorat, DO Tarragona y Montsant. Los tres próximos títulos incidirán en la DO Conca de Barberà y la variedad trepat, DO Pla de Bages y la picapoll, y, por último, conoceremos la nueva categoría Clàssic Penedés que reúne a pequeños productores de vinos espumosos bajo el sello DO Penedès. Hablaremos de la fitoterapia en el vino, de los vinos de tina –en construcciones de piedra seca–, de los espumosos que reúnen tradición y modernidad… En resumen, nuevas historias humanas con perfiles auténticos para entender más el mundo del vino.

 

Pie de foto: El libro se presentó anoche en el espacio UNE de la Librería Documenta de Barcelona. Intervinieron: El sumiller Josep Roca; los enólogos Toni Sànchez-Ortiz, Francesc Ferré y Anna Espelt; y la autora, Ruth Troyano Puig.