El discurso de los jóvenes en Internet

Junio, 25, 2010

Un trabajo de la Universidad de Deusto analiza lo que expresan, preguntan y comparten los jóvenes a través de la web en torno el tema de las drogas

El discurso de los jóvenes en Internet

El discurso de los jóvenes en InternetAnte el uso masivo de Internet por parte de los jóvenes y partiendo de la premisa que este colectivo es el que incurre con mayor probabilidad en conductas de riesgo, como el consumo de drogas, el Instituto Deusto de Drogodependencias ha publicado: El discurso de los jóvenes en Internet, un estudio con el que la Universidad de Deusto quiere conocer los comportamientos de riesgo que la juventud expresa, pregunta y comparte a través de la red.

Internet se ha convertido en un buen instrumento de comunicación entre ellos. Sin tutela y control paterno, Internet les permite intercambiar información sobre aspectos variados de su vida, también de las drogas, la conducción, la violencia o sexualidad, y compartir los mensajes, estereotipos, creencias y valores en la globalidad de Internet.

De ahí, que se haya elegido la web como una de las maneras más eficaces para poder acercarse a las conversaciones que van dejando en foros u otros sistemas ofrecidos por la red. La idea es adentrarse en el espacio dónde obtienen la información para paliar y prevenir posibles problemas de consumo de drogas, qué técnicas o acciones emplean para hacer esa gestión de reducción de riesgos y si los conocimientos que tienen para reducir los riesgos del consumo de drogas se adecuan a la realidad.   La metodología utilizada es novedosa y aunque necesita de mayores ajustes metodológicos, aproxima a lo que opinan los jóvenes y vuelcan en Internet de forma espontánea, sin ningún tipo de estímulo artificial habitual en todas las demás técnicas de investigación.   Conocer y acercarse al concepto de reducción de riesgos que tiene la juventud, sus mitos y creencias, permite configurar intervenciones educativas más eficaces, ya que no se realizan desde la dimensión del mundo adulto-jóvenes, sino a la inversa.   Bilbao, 16 de junio de 2010.